Recomendado

sábado, 14 de julio de 2018

¿Niños ricos? Práctica de educación financiera ahora, mientras son pequeños



educación financiera

Algunas historias son tan simbólicas que pasan desapercibidas ante los ojos de muchas personas, sus lecciones, sin embargo, son motivo de profunda reflexión, sobre todo cuando te das cuenta de su importancia. Parte de mi aprendizaje hacia la independencia financiera surgió de la observación del conocimiento de lo que estaba sucediendo a mí alrededor.
Tenía yo entre 4 a 5 años mientras caminaba por las calles del barrio junto a mis padres y unos amigos cuando de repente encontré algunas monedas viejas en el piso y yo muy inocente, iba con toda la disposición de tomar esas monedas cuando de repente escuche aquel grito que me dijo: “NO! Toques ese dinero, el dinero es sucio y está lleno de microbios luego te enfermaras.”
Cuando escuche todo esto pensé que era mi madre o mi padre, pero cuando noto mejor me doy cuenta que es doña Ana con cara de alterada y señalándome en signo de desaprobación porque estaba haciendo algo inapropiado para ella; con mucha calma y elegancia mi mamá se acercó a ella y le dice “mírelo no hay nada malo con él” está haciendo lo que yo le he enseñado, a guardar tesoros, almacenar de forma segura y luego lavar las manos así ya no hay peligro. Oí los pasos tranquilos de mi madre en mi dirección y continuó trabajando en una forma de retirar el dinero de mis manos sin dañarlo. Cuando llegamos a la casa unas horas más tarde yo estaba depositando mi tesoro en mi alcancía que me compraron mis padres meses atrás.

La educación financiera comienza temprano
La educación financiera comienza con el ejemplo; con el apoyo de los padres; y con la creencia de que el dinero no es y nunca será sucio. Ese día cambió mi vida por dos razones simples:
  • Pude depender de mis padres para hacer mis sueños realidad. Para un niño, comprar un juguete es encontrar alegría, una simple visita a un parque de diversiones son metas audaces, que requieren esfuerzos de negociación, disciplina y algo de dinero. Aprendí a valorar la conquista porque fue motivado mi sueño, y fui aprendiendo poco a poco el valor de cuando las cosas valen la pena, un niño solo puede aprender con la ayuda de los padres.
  • Amor no significa proteger todo. Es cierto que podría haber desarrollado una infección, alergia al tocar ese dinero en el piso, pero fue una lección más importante, afortunadamente alentada por mi madre: nuestras actitudes generan consecuencias, muchas de ellas frustraciones. Vivir en una burbuja no hace que el chico quiera ser económicamente independiente. 
¿Te das cuenta de lo mucho que le enseñas a tus hijos sobre finanzas y dinero a través de tu ejemplo, decisiones y actitudes? su familia por si sola habla de lo que usted le enseña con respecto a las finanzas, tenemos que auto-evaluarnos porque muchas veces solemos actuar en piloto automático con respecto a nuestras finanzas, lo niños y adolescentes que llegan, no enseñes a tus hijos a conformarse con un nivel de vida, si ellos tienen la capacidad de hacer más díselo que ellos sientan que los estas animando y que tienen la capacidad de hacerlo, es tiempo de empezar a dar ejemplos decentes, buenos, positivos y no solo te sentirás orgulloso de tu hijo sino también de tu actitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario